@ Save The Children
Fonseca, embajador de Buena Voluntad Save the Children
julio 7, 2016
progresomultidimensionalPNUD
PNUD señala 4 acciones para mantener los logros alcanzados en desarrollo humano
julio 14, 2016

Las nuevas tecnologías han impuesto grandes retos a quienes luchan contra la explotación sexual infantil en todo el mundo. A través de la red se están ideando y llevando a cabo delitos sexuales contra niños, niñas y adolescentes, que hoy no se sabe cómo nombrar, lo cual acarrea inconvenientes para combatirlos.

Un grupo de expertos de 18 agencias internacionales y ECPAT (acrónimo de End Child Prostitution, Child Pornography and Taffiking of Children for Sexual Purposes, que en español significa Acabar con la Prostitución Infantil, la Pornografía Infantil y el Tráfico de Niños con fines Sexuales) se dieron a la tarea de definir unas directrices sobre el uso del lenguaje para referirse a los abusos y la explotación sexual de niños y niñas.

Las nuevas directrices, que también se conocen como las Directrices de Luxemburgo, fueron presentadas en Ginebra (Suiza) a mediados de junio a expertos en derechos del niño de la ONU, quienes les dieron la bienvenida.

“Si puedes claramente y consistentemente nombrar y definir un delito, esto contribuye a la prevención y lucha contra ese delito. Esto ha demostrado ser muy importante en la lucha contra la explotación sexual infantil y el abuso sexual. La falta de un lenguaje común ha contribuido a las deficiencias de los esfuerzos mundiales para proteger a los niños”, dijo Benyam Dawit Mezmur, presidente del Comité de los Derechos del Niño.

El objetivo de las directrices es lograr una comunicación efectiva (que favorezca la garantía de los derechos de niños, niñas y adolescentes) entre padres de familia, niños y niñas, funcionarios y  profesionales y voluntarios que trabajan para proteger a los menores de edad; para lo cual se requiere que todos ellos puedan utilizar términos y conceptos que entiendan y consideren respetuosos con quienes son víctimas de estos delitos.

Durante la última década, quienes  trabajan para prevenir y eliminar la explotación y el abuso sexual han tenido que hacer frente a nuevos términos como sexing, grooming y transmisión en línea.

“Las Directrices de Luxemburgo contribuyen no solo a proteger a los niños, sino también a acabar con la impunidad de estos crímenes atroces”, dijo  Maud de Boer-Buquicchio, representante especial para la ONU, sobre la venta de niños, el uso de niños para la prostitución y la pornografía infantil.

“Las palabras importan porque ellas afectan como nosotros conceptualizamos los problemas, los priorizamos o formamos las respuestas. El uso inconsistente del lenguaje y de los términos puede conducir a leyes y respuestas políticas inconsistentes”, agregó el Presidente del Comité de los Derechos del Niño.

ECPAT International es la mayor red mundial dedicada a combatir la explotación sexual infantil en todo el mundo, tiene presencia en numerosos países y su sede central está Bangkok (Tailandia).

Por ahora el documento está en inglés, próximamente estará en español y francés. Para ver o descargar el documento en inglés, haga clic aquí.

close
Facebook IconYouTube IconTwitter IconConozca nuestras presentaciones