Guapi es un municipio con cerca de 30.000 personas, en su mayoría de etnia afrocolombiana, con mucha población desplazada, al que solo es posible llegar por aire o mar. Una cárcel, un barrio con altas tasas de violencia, un cementerio y una base militar son los vecinos de su escuela, que debido a su cercanía al río, se inunda constantemente.

Por su condición extrema y de vulnerabilidad, Save the Children lleva a cabo aquí tres proyectos, dos sobre protección y otro de educación, para atender a 1.400 estudiantes de preescolar a educación complementaria que acuden para formarse, del cual 80% son niñas o chicas adolescentes.

Carolina, de 21 años, es una de estas jóvenes. Actualmente, está participando con la organización y se está preparando para ser docente de la misma escuela. Es la hermana mayor de 5 hermanos, 3 varones de 19, 17 y 15 años, y otra mujer de 12. Ella y su familia vienen de la comunidad rural de El Charco, pero debido a la violencia, hace 5 años se desplazaron hasta Guapi.

“Un día hubo una masacre y mataron a tres de mis primos y nunca supimos por qué. Ahí decidimos irnos y fue horrible, muy traumático. Yo de verdad no quería irme así, obligada. Sentí que me forzaban a dejar mi casa, mi vida, todo”, afirma.

Cuando llegó a Guapi, dice, la educación fue vital para no terminar aún más inmiscuida en el conflicto armado. “Algo que hace vulnerable a la gente es la falta de educación. Mis hermanos y yo no nos acercamos a los grupos armados porque estábamos todo el día ocupados y mi madre nos lo tenía prohibido. Mi hermano en ese momento tenía 13 años y podría haberse metido en problemas, como tantos amigos de su edad, pero como estaba estudiando no se acercó”.

Afirma que los primeros meses en Guapi fueron difíciles, pero cuando empezó la escuela, comenzó a hacer amigos y poco a poco fue asumiendo lo que había pasado y se fue adaptando a una nueva y mejor vida.

“Me siento bien en la escuela, aunque la base militar está muy cerca y a veces estamos en el aula y se escuchan tiroteos y explosiones y nos asustamos horrible. Este es el mayor peligro, porque cuando hay ataques con los grupos armados, nosotros estamos demasiado cerca. También hay otros riesgos, como los naturales, cuando llueve, el río crece mucho y a veces la escuela se inunda. Nos toca quitarnos los zapatos y por eso las clases empiezan tarde, pero los proyectos nos están ayudando mucho”, cuenta.

Carolina agrega que el proyecto que más le gusta es el de género. “Con las profesoras reflexionamos sobre la igualdad, la violencia de género, el embarazo precoz… y nos gusta a todos los compañeros. A mí me ha llevado a darme cuenta de que soy una persona digna y que debo hacerme respetar. No necesitamos ser de una clase social diferente o ser blancos o negros para eso. Todos merecemos lo mejor”, dice.

Además, la joven agrega: “nos está llevando a vivir estos cambios sobre la equidad de género desde nuestras casas, porque toda la vida hemos visto prácticas machistas que vulneran nuestros derechos como mujeres. La idea es que, lo que nosotros aprendamos, lo proyectemos en nuestra escuela, familias, con la gente que nos rodea. No me alcanzan las palabras para decir todo lo que hemos logrado con este proyecto; a nivel de grupo y ojalá de comunidad, pero también personalmente”.

La oficial de género de Save the Children, Dora Castro, explica que “la estrategia ‘Vive la Equidad, Vive la Educación’ se realiza para integrar la perspectiva de género en los ámbitos de trabajo en las escuelas, con la comunidad educativa y socios. Estamos en el primer semestre y por ahora está funcionando muy bien”.

Save the Children desarrolla los proyectos ‘Instituciones Educativas como espacios protectores y protegidos por las comunidades’, gracias al financiamiento del programa de Preparación ante Desastres de la Oficina de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Unión Europea en Colombia (DIPECHO), y ‘Escuelas más protegidas’ con el Ministerio de Educación Nacional, para asegurar la educación de niñez afectada por las emergencias a través del fortalecimientos de las Secretarías de Educación de los municipios afectados por los desastres naturales y el conflicto armado.

close
Facebook IconYouTube IconTwitter IconConozca nuestras presentaciones