manosrojas
Día de las manos rojas
febrero 12, 2016
CongresoRIA
IV Congreso Internacional Red Iberoamericana de Apego – RIA
febrero 13, 2016

Naciones Unidas hizo un llamado a proteger a las niñas y las mujeres adultas

“Más de 100 millones de personas precisan asistencia humanitaria, más que en ningún otro momento desde el fin de la segunda guerra mundial. Entre los desplazados a causa de un conflicto o desarraigados por un desastre se encuentran decenas de millones de mujeres y niñas adolescentes”.

Con esas palabras, el secretario general adjunto de las Naciones Unidas y director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Babatunde Osotimehin, comienza el prólogo del informe 2015 de esta organización, que llamó a la acción para proteger especialmente a mujeres adultas, adolescentes y niñas.

El argumento de la organización es que en la última década “se han efectuado progresos notables en la protección de la salud y los derechos de las mujeres y las adolescentes en contextos humanitarios, pero las necesidades han crecido a un ritmo superior que la financiación y los servicios, (que son) de vital importancia, especialmente para las adolescentes muy jóvenes, las más vulnerables y las menos capaces de enfrentarse a los numerosos retos que se les plantean incluso en las épocas de estabilidad”.

Bogotá fue la sede para América Latina y el Caribe, en diciembre  pasado, de la presentación de este documento que es el informe anual de la UNFPA sobre el estado de la población mundial, el cual recibió el título ‘Refugio en la tormenta, una agenda transformadora para las mujeres y niñas en un mundo expuesto a las crisis’.

¿Cómo fortalecer la respuesta humanitaria para garantizar los derechos de esta población y superar las crisis de manera efectiva?, ¿Cómo tener en cuenta la vulnerabilidad específica de las mujeres a la violencia sexual, a los embarazos no deseados y a los partos riesgosos en situaciones de emergencia? Y ¿Cómo hacer visible lo que no es visible cuando ocurre una emergencia? Fueron la preguntas que abordaron quienes estuvieron a cargo de la presentación en nuestro país:  Estéban Caballero, director del Fondo de Población de la UNFPA para América Latina y el Caribe; Jorge Parra, representante de UNFPA para Colombia, y Fabrizio Hochschild, coordinador Residente y Humanitario de ONU en Colombia.

Según la organización, en Colombia, solo en 2015, 4,8 millones de nacionales tenían necesidades humanitarias causadas por desastres naturales y el conflicto armado interno, de ellos la mayoría era población femenina.

De igual forma señalaron que Colombia, con 6.044.200 personas  en situación de desplazamiento, es la nación del hemisferio occidental con el más alto grupo de habitantes en esta situación, y la segunda en el mundo después de Siria, que tiene 7.600.000 personas en situación de desplazamiento.

Más acciones humanitarias por las niñas

El informe asegura que en circunstancias normales, en algunos países en desarrollo, “una niña de diez años puede verse obligada a contraer matrimonio, ser víctima de la trata de personas, sufrir la separación de su familia, verse privada de todo apoyo social y tener dificultades para acceder a la educación, la salud o la oportunidad de aspirar a una vida mejor”.

Al sobrevenir una crisis esos riesgos se multiplican y con ellos las vulnerabilidades de esas niñas; pero además puede empeorar aún más las circunstancias de su vida si son víctimas de la violencia sexual, contraen el VIH o quedan embarazadas en cuanto alcancen la pubertad.  “Todas las niñas de 10 años, dondequiera que se encuentren, tienen derecho a la salud, la dignidad y la seguridad, un derecho que 179 gobiernos se comprometieron a defender —en cualquier situación— en 1994, en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo. Sin embargo, durante demasiados años, la asistencia humanitaria se ha olvidado de esa niña, vulnerable a los partos en condiciones de riesgo y a la violencia y sus devastadoras consecuencias”, asevera.

Según cifras del informe, de los 100 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria, la cuarta parte son mujeres y niñas entre los 15 y 49 años; todos los días, 507 mujeres y adolescentes mueren por complicaciones en el embarazo y el parto en situaciones de emergencia y en Estados frágiles y 7,6 veces más mujeres gestantes mueren y niñas menores de 14 años se embarazan en municipios con actores armados y desastres naturales.

La pobreza, la geografía, la discriminación y la desigualdad entre los géneros, según la UNFA, son factores  que afectan la situación de niñas y mujeres adultas. Tienen menos ingresos, tierras y otros activos; menos acceso a los servicios sociales, la educación y las redes sociales y menos representación política, protección ante la ley y respeto de sus derechos humanos fundamentales.

“Por consiguiente, cuando sobreviene una crisis, las mujeres y las niñas se encuentran en una situación de desventaja desproporcionada y están menos preparadas o empoderadas para sobrevivir y recuperarse”, señala categóricamente.

Por ello, hace un llamado para que niñas, adolescentes y mujeres adultas tengan acceso a la salud y para que se invierta en instituciones y medidas que desarrollen el capital humano y la capacidad de actuación de las niñas y las mujeres adultas, así como en la resiliencia a largo plazo de las comunidades y las naciones.

“De una u otra forma, vivimos en un mismo mundo, y los gobiernos tienen la responsabilidad de proteger los derechos humanos y respetar la legislación internacional. Como ciudadanos globales, tenemos el deber de brindar apoyo y ser solidarios (…) Juntos debemos luchar por crear un mundo en el que las mujeres y las niñas no deban hacer frente a numerosas desventajas, y en el que estén empoderadas por igual para desarrollar plenamente su potencial y para contribuir al desarrollo y la estabilidad de sus comunidades y naciones”, enfatiza la UNFPA.

Para consultar el documento completo del Estado de la Población Mundial de UNFPA, haga clic aquí

close
Facebook IconYouTube IconTwitter IconConozca nuestras presentaciones