@ECPAT
Entregan directrices sobre uso de términos relacionados con explotación y abuso sexual infantil
julio 11, 2016
DiscriminacionMujer-Cedaw
Observación de comités de la ONU para prevenir y eliminar prácticas nocivas contra mujeres y niños
julio 19, 2016

PNUD señala 4 acciones para mantener los logros alcanzados en desarrollo humano

progresomultidimensionalPNUD
Desde 2003, gracias a la adopción de políticas sociales innovadoras y a un crecimiento económico inclusivo, en América Latina y el Caribe más de 72 millones de personas han salido de la pobreza y cerca de 94 millones se han incorporado a la clase media.  Sin embargo, esos logros están siendo amenazados por la desaceleración económica internacional y los cambios en los precios del petróleo y las materias primas.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha identificado cuatro acciones que permitirán evitar que los avances en la región se conviertan en retrocesos, las cuales van más allá del crecimiento económico, estas son: protección social, sistemas de cuidado, calificación laboral y cierre de brechas de género, raza y etnia.

El Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe de 2016 Progreso multidimensional: bienestar más allá del ingreso hizo un análisis a las mediciones cuantitativas en 18 países de la región y de esa manera confirma que “aquellos factores que se relacionan con la reducción de la pobreza, principalmente vinculados con la educación y la inserción laboral, difieren de aquellos que previenen la caída en la pobreza, vinculados con los sistemas de protección social (transferencias sociales y pensiones), los sistemas de cuidados, el acceso a activos físicos y financieros, y la mejora de las capacidades laborales”. Esto es lo que el Informe llama  “canasta de resiliencia multidimensional” y que aconseja a los hacedores de política pública tener en cuenta para garantizar que aquellas personas que salieron de situación de pobreza no vuelvan a caer en ella.

“El análisis de la evolución de la pirámide de ingresos en el período comprendido de 2003 a 2013 permite observar que, mientras que el 49 % de la población experimentó una transición ascendente durante dicho período, cerca de un 13 % experimentó movilidad descendente. La coyuntura actual pone de manifiesto que no es suficiente que las personas salgan de la situación de pobreza. Reforzar su resiliencia es imperativo”, asegura el PNUD en el documento.

Los retos de la región

En concepto del PNUD, tres retos deben asumir los países para hacer frente a las amenazas que sugiere la coyuntura económica global desfavorable. El primero consiste en diseñar e implementar políticas orientadas a no perder los logros alcanzados. “En la región, de 25 a 30 millones de personas se encuentran en peligro de recaer en la pobreza por ingresos. Esto equivale a más de un tercio de la población que salió de la pobreza desde 2003. Así, la prioridad fundamental es proteger a la población que se encuentra en situación de vulnerabilidad y atender las exclusiones duras que enfrentan millones de personas que nunca salieron de situación de pobreza por ingresos, ni de la pobreza multidimensional”, asegura el documento.

Para eliminar esas situaciones de exclusión el informe señala que no es suficiente cerrar brechas materiales. “Se requiere nivelar el piso de ciudadanía mediante la implementación de políticas de protección, discriminación positiva, empoderamiento ciudadano y reconocimiento de los derechos individuales y colectivos”, afirma.

El segundo reto que vislumbra el informe es contar con “una nueva arquitectura de políticas públicas que permita romper compartimientos sectoriales y territoriales y extender la protección social a lo largo del ciclo de vida de las personas”.  Sostiene que una parte de ese reto les corresponde a los Estados, porque deben coordinar e incorporar fuentes sostenibles de financiamiento de las políticas, y otra parte a los ciudadanos, en la medida en que necesitan construir culturas de resiliencia y prevención desde cada hogar y comunidad.

El tercer reto que señala es adecuar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible a las prioridades de cada país de la región. “Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituyen una agenda multidimensional por excelencia. Invitan a adoptar una nueva forma de construir resiliencia y a integrar las dimensiones económica, social y ambiental a lo largo y ancho del planeta, incluyendo la paz y la justicia”, sostiene.

Para aclarar qué entiende el PNUD por progreso multidimensional, indica que está en un espacio de desarrollo con límites normativos: “nada que disminuya los derechos de las personas y las comunidades, ni nada que amenace la sostenibilidad ambiental del planeta, puede considerarse progreso”.

“Por qué hablar de progreso multidimensional? –agrega el informe– ¿Qué significa y cómo puede ayudar a enfrentar los nuevos retos de desarrollo de la región? Significa, en primer lugar, trascender el uso del ingreso per cápita, del ritmo de crecimiento económico y del PIB como criterios privilegiados para medir el nivel de desarrollo de los países de renta media y de los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID). Los países no se “gradúan” por superar un determinado umbral de ingresos. En segundo lugar, apunta a construir políticas intersectoriales, holísticas y universales para dar respuesta a los problemas multidimensionales del desarrollo”.

Desde 1990, cada Informe sobre Desarrollo Humano ha abordado algún aspecto del bienestar “más allá del ingreso”, puesto que el enfoque del desarrollo humano consiste en ampliar las opciones de las personas para ser y hacer aquello que valoran a partir de sus capacidades. Esto quiere que la riqueza material y de ingresos es solo una dimensión de la vida humana.
El Informe de la región de 2016, en síntesis, hace un llamado a los países sobre lo que considera la mayor amenaza actual al progreso multidimensional en la región: “la recaída de millones de hogares a situaciones de pobreza y de pobreza extrema, que se estima que podría afectar a entre 25 y 30 millones de personas en contextos de fragilidad y vulnerabilidad económica”.

close
Facebook IconYouTube IconTwitter IconConozca nuestras presentaciones