actividades2017
Noticias en infancia y adolescencia en 2017
enero 9, 2017
@ Aldeas Infantiles
Niñas, niños y adolescentes en el centro de la construcción de paz, el gran propósito de la Alianza en 2017
enero 16, 2017

Habilidades sociales, escudo contra la intimidación escolar y el ciberacoso

ciberacoso
La intimidación escolar y el ciberacoso dejan huellas en los niños y las niñas, que se ven reflejadas en los trastornos de depresión, ansiedad y problemas de autoestima. Estas agresiones se deben prevenir y denunciar.

“Tanto la intimidación escolar como el ciberacoso son agresiones provocadas por una o más personas contra una o más víctimas de forma sistemática y repetida, donde hay un desbalance de poder. La primera se da personalmente y la segunda en el contexto virtual. En algunos casos empiezan con intimidación escolar y le dan continuidad en lo virtual en forma de mensajes ofensivos, burlas o amenazas recurrentes a través del correo electrónico, el celular, las redes sociales u otros medios”, explica Viviana Quintero, coordinadora de TIC e Infancia de Red Papaz.

Para identificar si un niño o niña es víctima de cualquiera de estas dos agresiones es importante revisar primero su estado de ánimo. Además, en el caso de ciberacoso, dice Quintero, se puede presentar retraimiento, disminución en el tiempo de conexión virtual y ansiedad en el o la menor de edad cuando va al colegio o al prender algún dispositivo electrónico. En el caso de intimidación escolar, si el niño o niña no quiere ir al colegio, llega con golpes y pierde sus cosas con frecuencia se debe prestar atención porque puede estar siendo agredido.

Si un papá o mamá detecta que su hijo o hija está siendo víctima, Quintero sugiere no responder las agresiones, en algunos casos los padres lo hacen molestos y después, la agresión puede ser mayor; se deben guardar todas las pruebas (mensajes, fotografías, correos, contenidos…) porque estas van a permitir hacer un proceso judicial para el establecimiento de derechos de los niños y niñas; y se debe reportar la situación.

“Informarle al agresor que lo que hace es un delito y que se va a reportar a las autoridades, pero sin insultos ni amenazas, y reportarlo a las autoridades. Esto se puede hacer a través de www.teprotejo.org o del CAI Virtual de la Policía Nacional”, resalta.

Víctimas, victimarios y testigos

Cuando se presenta ciberacoso o intimidación escolar se piensa en las víctimas, pero también hay que hacerlo con los victimarios. Si los padres detectan que su hijo o hija hacen comentarios agresivos y están intimidando a otra persona deben observar qué está sucediendo y buscar apoyo.

“Siempre debemos pensar en las victimas, los victimarios y los testigos. El hecho que mi hijo o hija no sea víctima, ni agresor no significa que no tenga que ver con ciberacoso o intimidación escolar. Debemos enseñarles a nuestros hijos que el irrespeto en las redes sociales, en internet o en lo real no es admisible y deben actuar: mostrando su rechazo e informando a un adulto de confianza lo que está sucediendo”, explica la experta.

Prevención

La empatía, la asertividad y el pensamiento crítico son habilidades básicas para prevenir estas agresiones, según Quintero. La empatía, dice, consiste en ponerse en el lugar del otro; la asertividad es la capacidad de decir no de manera firme, pero sin agredir; y el pensamiento crítico es cómo poner fin a una situación que incomoda, molesta o con la cual no se está de acuerdo, pero sin violencia.
La experta sostiene que estas habilidades las puede poner en práctica cualquier niño o niña bien sea que sea víctima, agresor o testigo de un suceso de intimidación escolar o ciberacoso. “Los padres pueden ayudar a sus hijos e hijas de esta manera, pero además deben enseñarles a defender a otros asertivamente y a que hagan amigos porque en muchos casos tener amigos y amigas en la institución educativa los ayuda a protegerse de estas agresiones. A los niños o niñas que no invitan a las fiestas del colegio y los que tienen un solo amigo pueden llegar a ser intimidados”, indica.

Cómo acercarse a su hijo o hija

Quintero dice que es muy importante el involucramiento de los padres, cultivar una relación de confianza y hacerles saber que van a estarán con ellos y ellas pase lo que pase. Escucharlos, tratar de entender el momento por el que pasan y ayudarlos.

“Decirles cómo pueden enfrentar esas situaciones e inclusive desde antes que sucedan. Enseñarles que las agresiones no están bien y que no es su culpa, que si alguien los intimida deben contarle a un adulto de confianza y reportar a las autoridades. Cuando un hijo o hija sabe que tiene a un adulto de confianza, que sabe que lo acompaña, va a ser más fácil que se le acerque en un momento difícil”.

Cifras

Hasta diciembre de  2016 se han presentado 164 denuncias relacionadas con intimidación escolar y 675 con ciberacoso, según Te protejo.

Para consultar

RedPapaz cuenta con un micrositio donde hay algunas respuestas a preguntas sobre intimidación escolar y ciberacoso: qué es, cómo prevenirlos, cómo manejarlos, qué dice la ley y cursos de apoyo.

close
Facebook IconYouTube IconTwitter IconConozca nuestras presentaciones