ODSColombia-2016
Objetivos de Desarrollo Sostenible, Colombia
agosto 14, 2016
@ Red Viva Colombia
Un día para compartir con la niñez y reafirmar sus talentos
agosto 19, 2016
educacionenelMundo
Con el fin de tener información precisa sobre el gran reto que implica el Objetivo No. 4, al que el mundo se comprometió al aprobar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Instituto de Estadística de la Unesco (UIS) y el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (Informe GEM) acaban de presentar un documento en el que ilustran la magnitud de tan importante compromiso.

Por un lado, el objetivo en mención señala el imperativo de “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad” y  “promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos y todas”. En otras palabras, que todos los niños y niñas, sin importante dónde viven y las condiciones que tengan, vayan a la escuela y aseguren un aprendizaje para siempre.

Por otro, el documento de UIS y el Informe GEM asegura que “en el mundo, 263 millones de niños, adolescentes y jóvenes de edades comprendidas entre los 6 y los 17 años están actualmente fuera de la escuela” y que “un obstáculo para la consecución de la citada meta es el de las persistentes disparidades en lo relativo a la participación en la educación relacionadas con el sexo, el lugar en que se vive y la riqueza, especialmente en la educación secundaria”.

En ese sentido, las cifras muestran que de los 263 millones de niños y jóvenes que están por fuera de la escuela, 61 millones son niños en edad de cursar la educación primaria (más o menos, de seis a 11 años); 60 millones son adolescentes jóvenes en edad de inserción en la secundaria baja (aproximadamente, de 12 a 14 años) y 142 millones son jóvenes en edad de inserción en la secundaria alta (aproximadamente, de 15 a 17 años).

Además, evidencian que son las niñas son las que están en mayor desventaja. En el año 2000, “el 54% por ciento de los 375 millones de niños, adolescentes y jóvenes que estaban fuera de la escuela eran de sexo femenino”, señala el informe; con el atenuante de que catorce años después, en 2014, “no había prácticamente ninguna diferencia en las tasas mundiales: el 19% de las niñas y muchachas en edad de cursar la educación primaria y la secundaria estaba fuera de la escuela, frente al 18% de los niños y muchachos de las mismas edades.

“Sin embargo, esos promedios mundiales ocultan considerables diferencias regionales y entre los países. Por ejemplo, una mirada más detenida a los datos muestra que las niñas tienen más probabilidades de quedar excluidas de la educación y que los niños fuera de la escuela tienen mayores probabilidades de llegar a iniciar la educación”.

Avances bajaron el ritmo

Otro hecho que dejan ver los datos es que en los últimos años es poco el avance que se ha tenido para dar educación básica primaria y secundaria a todos los niños, como ha sido el compromiso de los países, primero con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y ahora con los ODS, a los que se comprometieron los 193 Estados Miembros de la ONU cuando en 2015 aprobaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Entre 2000 y 2007, las cantidades de niños y adolescentes excluidos de la educación cayeron sostenidamente. La tasa de niños no escolarizados en la educación primaria pasó del 15% al 10%, mientras que en 2014 solo bajó al 9%.

En cuanto, a  “la tasa de niños y adolescentes no escolarizados en la segundaria baja cayó del 25% en 2000 al 18% en 2007 y al 16% en 2014. Solo la tasa de adolescentes no escolarizados en la secundaria alta disminuyó sostenidamente a lo largo del período, del 49% al 37%, tendencia que se refleja en la evolución del número de jóvenes fuera de la escuela desde 2000.

“Hoy día, uno de cada 11 niños en edad de cursar la primaria, uno de cada seis adolescentes en edad de estudiar en la secundaria baja y uno de cada tres jóvenes en edad de seguir la secundaria alta están fuera de la escuela”, reitera el documento.

Para responder al reto

UIS y  el Informe GEM aseguran que con este panorama el reto que tienen los países para llevar a todos los adolescentes y jóvenes a la educación secundaria en 2030, como señalan las ODS, es “extraordinario”.

“Según el equipo del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, harán falta 39.000 millones de dólares estadounidenses cada año para colmar el déficit de financiación y alcanzar esta meta en los países de ingreso bajos y medios-bajos (Unesco, 2015)”, explican las organizaciones.

Ellas a su vez señalan estrategias para que los gobiernos cumplan la meta, las cuales van desde políticas que comprendan medidas encaminadas a incrementar la oferta, como “construcción de aulas y mejoras de la infraestructura escolar en lo relativo al agua, el saneamiento y la accesibilidad”, hasta medidas que incrementen la demanda, “como la supresión del pago de tasas escolares, las transferencias de efectivo con condiciones o sin ellas, las becas, o bien la atenuación de las restricciones al paso de un curso a otro”.

En el caso de la educación secundaria señalan cuatro opciones de política: i) ampliar la cobertura de la educación obligatoria por lo menos a nueve años y más; ii) aumentar la edad mínima de admisión al empleo y hacer cumplir los convenios sobre el trabajo infantil; iii) dar apoyo financiero a las familias pobres para cubrir los costos directos e indirectos de la escolarización; y iv) hacer que la educación secundaria sea más pertinente para los jóvenes.

Aquí el documento completo.

close
Facebook IconYouTube IconTwitter IconConozca nuestras presentaciones